Publicidad

El personal de la UCI del Hospital Santa Ana pide al gobierno de Mancomunidad “respaldo a sus reivindicaciones”.

Denuncian “preocupantes deficiencias y la falta de personal cualificado”.
Dos representantes de casi una veintena de profesionales del servicio de enfermería y auxiliares de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital comarcal Santa Ana de Motril han mantenido una reunión con la presidenta de la Mancomunidad de la Costa Tropical y alcaldesa de Albuñol, María José Sánchez, así como con la delegada del ente comarcal y primer edil de Salobreña, María Eugenia Rufino, para presentarles un escrito firmado por la mayoría del personal de enfermería y auxiliares, en el que piden ayuda, colaboración y respaldo del gobierno comarcal ante los problemas laborales que están sufriendo.

Denuncian también las “preocupantes deficiencias y la falta de personal cualificado” para atender a los pacientes de la Costa y la Alpujarra de manera adecuada, una situación que están viviendo con “malestar y preocupación” ya que no han obtenido respuesta por parte de la dirección Gerencia del Área de Gestión Sur Granada, desde que les trasladaran sus reivindicaciones en marzo de 2019.

Según ambos sanitarios, el escrito refleja que el déficit de personal se ha agravado desde la reducción de personal de enfermería en 1999 y el posterior aumento de la cartera de servicios de la UCI, con sedaciones e implantes de marcapasos entre otros, sumándose a un problema endémico y estructural que ya viene denunciándose desde hace tiempo.

El escrito refleja que cuando se abrió por primera vez la UCI en el hospital de Motril, en 1988, el número de efectivos era de 28 enfermeras y auxiliares, que en 1999 la plantilla se redujo en 2 enfermeras y 2 auxiliares y que con el paso del tiempo, además de aumentar la cartera de servicios y que la población ha ido creciendo considerablemente, a día de hoy cuentan con casi la mitad del personal del que había inicialmente.

Los profesionales del Santa Ana lamentan que, al estrés y la presión a la que están sometidos en sus puestos de trabajo en la UCI enfrentándose a situaciones muy graves cada día, la falta de personal y medios se traduce en una merma de la prestación del servicio “muy preocupante”.

Por otra parte, en el escrito se plasma que con la actual plantilla no se cumple la equidad aprobada por ley, lo que conlleva a que “un vecino aquí no tiene la misma ratio por paciente y enfermero que en otro centro hospitalario similar en la provincia”.

“Estas deficiencias llevan a un incremento en la carga de trabajo, tanto para los enfermeros como para los auxiliares, que imposibilita cumplir una labor con calidad y atención adecuada, pudiendo repercutir en la salud de los enfermos a su cargo”.

Al parecer, la forma en la que la gerencia ha intentado solucionarlo es con “refuerzos de personal puntuales en ciertos turnos, utilizando al propio personal de la UCI, lo que genera un incremento de jornada que suele ser compensada quitando personal en otro turno. La distorsión en la jornada laboral reglada imposibilita o dificulta para el trabajador la conciliación laboral. Y la contratación puntual de personal sin experiencia en la UCI, no disminuye la carga de trabajo, sino que la agrava porque hay que dedicar tiempo a su formación ya que no conocen el especial manejo de estos enfermos”.

Lo que se plantea para solucionar temporalmente el problema, genera otro aún mayor, llegando a lo más preocupante que es la imposibilidad de prestar la atención apropiada al paciente en estado grave.

“Desde la Mancomunidad nos queremos hacer eco de esta importante demanda para intentar que vuelva a ofrecerse un buen servicio médico a los vecinos de la Costa y Alpujarra. Por nuestra parte nos hemos comprometido a hacer pública la situación y a pedir una cita con el delegado de Salud para trasladarle el problema y las demandas que nos ha planteado el personal sanitario del hospital”.

“Nos preocupa mucho que la ciudadanía acabe aceptando y normalizando que el hospital de Motril está cada vez peor y termine por cerrar. También nos resulta extraño que este grave problema esté silenciado, cuando hace muy pocos años, por mucho menos, la población de Motril, Almuñécar, Salobreña y toda la comarca estaba dispuesta a echarse a la calle para reivindicar soluciones a problemas mucho menos urgentes y graves”.

Por último, desde Mancomunidad concluyen afirmando: “Si cuando este tipo de quejas llegan de los usuarios ya es preocupante, en este caso la situación es mucho más alarmante porque son los propios trabajadores los que están pidiendo más personal y medios para funcionar mejor. No están pidiendo una subida de sueldos sino la solución a una situación que se está agravando por momentos y que debería hacer saltar todas las alarmas”.

Más noticias de Costa Tropical