Publicidad

Tras la dimisión de Sebastián Pérez, el PP cierra filas en torno a Pablo García.

Pérez dimitió el viernes como presidente del PP después de 16 años en el cargo, por la falta de apoyo de su partido.
Cargos públicos del Partido Popular de Granada han cerrado hoy filas en torno a Pablo García como nuevo presidente provincial del partido. Lo han hecho durante el desarrollo de una reunión celebrada en la sede provincial del PP que ha estado marcada por el consenso, el diálogo y el firme objetivo común de seguir trabajando y defendiendo las siglas del PP contra la izquierda y la extrema izquierda.

En este encuentro, el nuevo presidente del Partido Popular de Granada, Pablo García, ha arrancado sus declaraciones mostrando su agradecimiento y apoyo a Sebastián Pérez por la labor realizada a lo largo de más de quince de presidencia y de entrega. Por otra parte, y ante el reto que supone asumir la presidencia en estos momentos, García ha incidido en la necesidad de mirar al futuro para que, “con unidad, lealtad y compromiso logremos hacer brillar la magnifica gestión que se está llevando a cabo en las distintas administraciones”. Así, se ha referido especialmente a la importancia de trasladar a los ciudadanos el desbloqueo de grandes proyectos y logros que se están consiguiendo en cada una de las instituciones donde, actualmente, gobierna el Partido Popular.

Asimismo, el nuevo presidente del PP provincial ha apostado por establecer un espacio común de relaciones y diálogo a todos los niveles que “nos permita lograr un partido cohesionado que trabaje para mejorar la calidad de vida de los granadinos y recupere el pulso en las calles. “En el Partido Popular tenemos un proyecto de ciudad, de provincia, de Andalucía y de España. Tenemos un proyecto político y vamos a trabajar unidos para hacerlo realidad”

Recordemos que el pasado viernes, el que ha sido durante 16 años presidente del partido, anunció que había presentado su dimisión “irrevocable” como presidente del PP porque “cuando uno no tiene ni el apoyo, ni el respeto ni el respaldo de la dirección nacional, del secretario general, ni de la dirección regional en la persona del presidente del PP de Málaga, es muy difícil hacer política” y añadía sentirse “echado y desautorizado”.

Más noticias de Actualidad