Publicidad

Cáritas lanza una campaña para recaudar ayuda económica para atender a los más necesitados.

El COVID19 ha dejado a demasiadas familias en paro y sin recursos para alimentarse y vivir.
Ya nos lo contaba ayer el párroco de Almuñécar, Vicente Guerrero, responsable local de Cáritas Parroquial. "El COVID19 ha dejado a demasiadas familias en paro y sin recursos para alimentarse y vivir".

Y es que las despensas de Cáritas están vacías y ahora no se pueden hacer cuestaciones. A pesar de ello reconocía que "seguimos siendo muy solidarios" y que siempre llega la ayuda de una forma u otra. "Lo que sucede es que ya son muchas las familias que dependen de nuestra ayuda para acabar el més y poder alimentar a sus hijos sin que ninguno pueda trabajar, y hay muchos que vivían de trabajos esporádicos y chapucillas que les ayudaban a tirar en casa".

Ahora hace falta ayuda económica. Donaciones. Gestos solidarios.

Así en el marco de la campaña de emergencia “Cada gesto cuenta” Cáritas Diocesana de Granada ha lanzado en torno al Jueves Santo su campaña “Día del Amor Fraterno”, para recabar apoyo económico y poder atender a las personas más vulnerables ante el Covid-19.

Su principal objetivo es movilizar la solidaridad de la ciudadanía e incrementar el volumen de donaciones para hacer frente tanto en estos primeros momentos, como a medio y largo plazo, de las necesidades emergentes. Los efectos de la crisis en las condiciones económicas y sociales están siendo muy intensos y todo indica que, las demandas de apoyo urgente irán en aumento.

Adaptación de atenciones y servicios

Desde la declaración del estado de alarma, Cáritas ha tenido que adaptar sus acciones y recursos a las necesidades planteadas, tanto en las personas atendidas como en sus voluntarios y trabajadores, conciliando las exigencias de prevención con la necesidad de responder a las necesidades de las personas empobrecidas.

Tal y como destaca Alfonso Marín, Delegado Episcopal de Cáritas en la diócesis granadina “Las parroquias están prácticamente cerradas, el culto está restringido y los voluntarios de las Cáritas Parroquiales están confinados en sus domicilios, por lo que la atención a nuestros hermanos necesitados es vía telefónica y con muchas dificultades para poder llevarse a cabo”.

En relación a la demanda de ayudas Marín señala “Sabemos que las necesidades se van a multiplicar y que nos vamos a ver seguramente desbordados cuando pase el estado de alarma ante tantas demandas”.

Incremento de las demandas

Servicios diocesanos junto a las Cáritas parroquiales están acopiando información relativa a las demandas recibidas, con el fin de elaborar protocolos de actuación, y ante el nuevo escenario poder replantear y adaptar los servicios y programas, de manera que los esfuerzos de acompañamiento estén allí donde las necesidades de las personas más frágiles sean mayores.

Los datos recabados hasta la fecha arrojan, de forma general, un incremento de las personas que acuden a Cáritas en busca de ayuda. En estas tres semanas algunas de las Cáritas Parroquiales han visto duplicadas las demandas recibidas.

Sólo durante este periodo Parroquias como Jesús Obrero o Iznalloz han atendido en torno a 150 personas, cifra muy superior al nº total de personas atendidas a lo largo de todo el año. Las necesidades más demandadas han sido: alimentación, pago de alquileres y suministros.

Luisa Mª Maeso, Directora de Cáritas Diocesana de Granada destaca que hay parroquias donde no se ha notado ese incremento tan acusado “sin embargo advierten desde su conocimiento de la población más vulnerable que, en poco tiempo, recibirán llamadas, porque muchas familias están agotando todos sus ahorros durante la cuarentena”.

Apoyo económico para continuar con la labor

Este nuevo escenario de empobrecimiento, y sus efectos a corto y medio plazo va a exigir un sobre esfuerzo a la entidad para cumplir con su misión y poder dar respuesta a las necesidades emergentes. Este esfuerzo requiere ser sostenido con recursos económicos adicionales con los que hoy Cáritas Diocesana de Granada no cuenta. Más aún cuando el principal ingreso de las Cáritas Parroquiales son las colectas y actualmente, a causa del cierre, esos ingresos se van a ver mermados.

Por ello, Cáritas invita a expresar en el Día del Amor Fraterno la solidaridad con los afectados ante el impacto del coronavirus canalizando ese compromiso a través del apoyo económico a la campaña de emergencia “Cada gesto cuenta”. Todas aquellas personas que deseen colaborar con Cáritas, lo pueden hacer a través de la página web www.caritasgranada.org, mediante el ingreso en las cuentas bancarias que la entidad dispone en las principales entidades financieras, bien por correo electrónico caritas@caritasgranada.org o por teléfono llamando al 958 202 611. Las personas que deseen podrán recibir el certificado de sus donaciones siempre y cuando, a través de los medios estipulados, remitan su nombre y apellidos, NIF/CIF y dirección completa.

La diócesis de Granada se suma al gesto que Cáritas y la Conferencia Episcopal proponen para el día de Jueves Santo bajo el lema “La fraternidad alumbra la esperanza”. Se trata de encender una vela en el momento de compartir la cena, acompañado de una oración-bendición.

Con este gesto se invita a unirse a Jesús en su Última Cena y a todos por los que Él se entrega. En un día donde, a causa del aislamiento, solo podremos participar de la eucaristía mediante la comunión espiritual, este gesto nos ayudará a sentirnos, si cabe, más unidos entre nosotros, más en común-unión con todos y con toda la Humanidad sufriente por esta pandemia global. Al encender una vela, nos unimos en comunidad fraterna y alumbramos la Pascua que esperamos.

Más noticias de Provincia