Publicidad

Justicia realiza una segunda ronda de test COVID-19 al personal de los juzgados de Granada

La Consejería repetirá las más de 1.100 pruebas que se realizaron a funcionarios, letrados de la Administración de Justicia, fiscales y jueces sustitutos
La Delegación Territorial de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local en Granada está realizando una segunda ronda de test de COVID-19 al personal de los órganos judiciales, después de que el pasado mes de julio llevará a cabo 1.152 pruebas entre los funcionarios, letrados de la Administración de Justicia, fiscales y jueces sustitutos.

“Como ya hiciéramos este verano estamos realizando estas pruebas no solo a nuestro personal funcionario, sino que lo extenderemos a los letrados de la Administración de Justicia, a los fiscales y a los jueces sustitutos”, ha indicado el delegado territorial de Justicia en Granada, Gustavo Rodríguez.

Las pruebas se ejecutan bajo la coordinación del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (IMLCF), dependiente de Justicia, y se llevan a cabo por un médico forense. El objetivo de la Consejería que dirige Juan Marín es garantizar la seguridad tanto de los profesionales como de las personas que acuden a los juzgados, como ya se hiciera al inicio del verano “más aún cuando estamos en una segunda ola con un importante repunte de contagios”.

El delegado ha recordado que Andalucía fue “pionera en la realización de estas pruebas al personal de Justicia, y somos la única comunidad que los está repitiendo”. Igualmente, “en los juzgados hemos implementado todas las medidas necesarias como la instalación de mamparas, además de la dotación de mascarillas y gel hidroalcohólico y estamos en coordinación constante para conocer las necesidades que van surgiendo”.

De esta forma, la previsión es superar los más de 1.100 test rápidos en toda la provincia granadina. En toda Andalucía, serán más de 8.800 pruebas, gracias a la colaboración con la Consejería de Salud que dotará de todas aquellas que sean necesarias.

Las pruebas son test rápidos, cuyos resultados se conocen en pocos minutos. Los casos que dieran un posible positivo serán derivados al Servicio Andaluz de Salud (SAS) para que a partir de ese momento sigan todos los protocolos que marcan las autoridades en este sentido.

Los resultados del verano, tras 1.152 pruebas, arrojaron un porcentaje de seroprevalencia del 4,1% y tan solo se detectó un caso positivo, aunque posteriormente fue descartado por PCR.

Para la realización de estos test, la Consejería elaboró en su momento un protocolo con los IMLCF para poder llevarlos a cabo con todas las medidas de seguridad por parte de los médicos forenses.

Estas pruebas forman parte del conjunto de medidas de seguridad que la Consejería de Justicia mantiene desde el inicio de la pandemia en todas las sedes judiciales para garantizar la protección de todo el personal de la Administración de Justicia, de los profesionales relacionados con ella y de los ciudadanos.

Más noticias de Provincia